miércoles, 14 de octubre de 2015

Neri Oxman: Diseño en la intersección de la tecnología y la biología

Neri Oxman: Diseño en la intersección de la tecnología y la biología
TED


Español
Dos cúpulas gemelas, dos culturas radicalmente opuestas. Diseño Se compone de miles de piezas de acero, y el otro de un solo hilo de seda. Uno de ellos es sintético, el otro orgánica. Uno se impone sobre el medio ambiente, el otro crea. Uno está diseñado por la naturaleza, el otro está diseñado por ella.
Doce y treinta y siete
Miguel Ángel dijo que cuando él miró de mármol en bruto, vio una figura que lucha por ser libre. El cincel era única herramienta de Miguel Ángel. Pero los seres vivos no están cincelados. Ellos crecen. Y en nuestras unidades más pequeñas de la vida, nuestras células, llevamos toda la información que se requiere para cada otra célula para funcionar y para replicar.
01:05
Las herramientas también tienen consecuencias. Al menos desde la Revolución Industrial, el mundo del diseño ha sido dominado por los rigores de la fabricación y la producción en masa. Líneas de montaje han dictado un mundo hecho de partes, enmarcando la imaginación de los diseñadores y arquitectos que han sido entrenados para pensar acerca de sus objetos como ensamblajes de partes discretas con funciones distintas.
01:29
Pero usted no encuentra asambleas materiales homogéneos en la naturaleza. Tomar la piel humana, por ejemplo. Nuestras pieles faciales son delgadas, con los poros dilatados. Nuestras pieles de espalda son más gruesas, con pequeños poros. Uno actúa principalmente como filtro, el otro principalmente como barrera, y sin embargo, es la misma piel: no hay partes, no hay asambleas. Es un sistema que varía gradualmente su funcionalidad mediante la variación de elasticidad. Así que aquí se trata de una pantalla dividida para representar mi visión del mundo dividido, la doble personalidad de cada diseñador y arquitecto operar hoy entre el cincel y el gen, entre máquina y organismo, entre el conjunto y el crecimiento, entre Henry Ford y Charles Darwin. Estas dos visiones del mundo, mi cerebro izquierdo y derecho del cerebro, análisis y síntesis, se jugará en las dos pantallas detrás de mí. Mi trabajo, en su nivel más simple, se trata de la unión de estas dos visiones del mundo, alejándose de montaje y más cerca en el crecimiento.
02:40
Probablemente te estés preguntando a sí mismos: ¿Por qué ahora? ¿Por qué esto no era posible hace 10 o incluso cinco años? Vivimos en un momento muy especial en la historia, un momento raro, un momento en que la confluencia de cuatro campos está dando diseñadores acceso a las herramientas que nunca hemos tenido acceso a antes. Estos campos son de diseño computacional, lo que nos permite diseñar formas complejas con código simple; fabricación aditiva, dejando a producir piezas mediante la adición de material en lugar de tallar hacia fuera; ingeniería de materiales, lo que nos permite diseñar el comportamiento de los materiales en alta resolución; y la biología sintética, lo que nos permite diseñar una nueva funcionalidad biológica mediante la edición de ADN. Y en la intersección de estos cuatro campos, mi equipo y yo crean. Por favor, satisfacer las mentes y las manos de mis alumnos.
03:38
Diseñamos objetos y productos y estructuras y herramientas a través de escalas, desde la gran escala, como este brazo robótico con un diámetro de 80 pies de alcanzar con una base vehicular que algún día no muy lejano imprimir edificios enteros, a nanoescala gráficos hechos totalmente de ingeniería genética microorganismos que brillan en la oscuridad. Aquí hemos reinventado la mashrabiya, un arquetipo de la antigua arquitectura árabe, y creamos una pantalla donde cada abertura está dimensionada de forma única para dar forma a la forma de la luz y el calor se mueve a través de él.
04:13
En nuestro próximo proyecto, se explora la posibilidad de crear una capa y falda - esto era para un desfile de moda de París con Iris van Herpen - como una segunda piel que están hechos de una sola pieza, rígidas en los contornos, flexible alrededor de la cintura. Junto con mi largo plazo colaborador impresión 3D Stratasys, nos 3D-imprimimos esta capa y falda sin costuras entre las células, y yo le mostraremos más objetos como él. Este casco combina materiales rígidos y blandos en la resolución de 20 micras. Esta es la resolución de un cabello humano. Es también la resolución de un escáner CT. Que los diseñadores tengan acceso a tales analítica de alta resolución y las herramientas de síntesis, permite diseñar productos que se adapten no sólo la forma de nuestro cuerpo, sino también la estructura fisiológica de nuestros tejidos. A continuación, hemos diseñado una silla de acústica, una silla que sería a la vez estructural, cómoda y que también absorber el sonido. Profesor Carter, mi colaborador, y me volvieron a la naturaleza en busca de inspiración, y por el diseño de este patrón de superficie irregular, se convierte en sonido-absorbente. Imprimimos su superficie de 44 propiedades diferentes, que varían en rigidez, opacidad y color, que corresponden a los puntos de presión en el cuerpo humano. Su superficie, como en la naturaleza, varía su funcionalidad no mediante la adición de otro material u otra asamblea, pero continua y delicadamente variando propiedad del material.
05:51
Pero es la naturaleza ideal? ¿No hay partes en la naturaleza? No me crié en un hogar judío religioso, pero cuando yo era joven, mi abuela solía contarme historias de la Biblia hebrea, y uno de ellos se me quedó y llegó a definir mucho de lo que me importa. Como ella relata: "En el tercer día de la Creación, Dios manda a la Tierra para hacer crecer un árbol frutal frutales." Para este primer árbol frutal, no iba a haber ninguna diferenciación entre tronco, ramas, hojas y frutos. Todo el árbol era una fruta. En cambio, la tierra creció árboles que tienen la corteza y tallos y flores. La tierra creó un mundo hecho de partes. A menudo me pregunto, "¿Cuál sería el diseño será como si fueran de una sola pieza objetos? ¿Volveríamos a un mejor estado de la creación?"
06:53
Así que buscamos que el material bíblico, que frutal árbol frutal tipo de material, y lo encontramos. El segundo biopolímero más abundante en el planeta se llama la quitina, y unos 100 millones de toneladas de la misma se producen cada año por organismos tales como camarones, cangrejos, los escorpiones y las mariposas. Pensamos que si podíamos sintonizar sus propiedades, podríamos generar estructuras que son multifuncional de una sola parte. Así que eso es lo que hicimos. Llamamos Legal Seafood -
07:26
(Risas)
07:27
pedimos un montón de conchas de camarones, les molido y produjimos pasta de quitosano. Variando las concentraciones químicas, hemos sido capaces de lograr una amplia gama de propiedades - de oscuro, duro y opaco, a la luz, suave y transparente. Para imprimir las estructuras a gran escala, se construyó un sistema de extrusión robóticamente controlado con múltiples boquillas. El robot podría variar las propiedades del material sobre la marcha y crear estos 12 pies de largo estructuras hechas de un solo material, 100 por ciento reciclable. Cuando las piezas están listas, se les deja secar y encontrar una forma natural al entrar en contacto con el aire. Así que ¿por qué seguimos diseñando con los plásticos? Las burbujas de aire que eran un subproducto del proceso de impresión se utilizan para contener microorganismos fotosintéticos que aparecieron por primera vez en nuestro planeta hace 3,5 mil millones años, como aprendimos ayer. Junto con nuestros colaboradores en la Universidad de Harvard y el MIT, nosotros bacterias incrustadas que fueron diseñados genéticamente para capturar rápidamente el carbono de la atmósfera y lo convierten en azúcar. Por primera vez, hemos sido capaces de generar estructuras que sin problemas la transición de la viga a la malla, y si escalamos aún mayor, a las ventanas. Un árbol frutal frutales. Trabajar con un material antiguo, una de las primeras formas de vida en el planeta, abundante agua y un poco de la biología sintética, hemos sido capaces de transformar una estructura hecha de conchas de camarones en una arquitectura que se comporta como un árbol. Y aquí está la mejor parte: para objetos diseñados para biodegradarse, los puso en el mar, y van a nutrir la vida marina; colocarlos en el suelo, y que le ayudará a crecer un árbol.
09:23
El ajuste para nuestra próxima exploración utilizando los mismos principios de diseño era el sistema solar. Buscamos la posibilidad de crear la ropa para mantener la vida para los viajes interplanetarios. Para hacer eso, necesitamos contener bacterias y ser capaz de controlar su flujo. Así como la tabla periódica, se nos ocurrió con nuestra propia mesa de los elementos: nuevas formas de vida que se habían criado computacionalmente, fabricados de forma aditiva y biológicamente aumentada. Me gusta pensar en la biología sintética como la alquimia líquida, sólo que en lugar de transmutar los metales preciosos, que está sintetizando nueva funcionalidad biológica dentro de canales muy pequeños. Se llama la microfluídica. Nos 3D-imprimimos nuestros propios canales con el fin de controlar el flujo de estos cultivos bacterianos líquidos. En nuestra primera pieza de ropa, se combinaron dos microorganismos. El primero es cianobacterias. Vive en nuestros océanos y en los estanques de agua dulce. Y el segundo, E. coli, la bacteria que habita en el intestino humano. Uno convierte la luz en el azúcar, el otro consume que el azúcar y produce biocombustibles útiles para el entorno construido. Ahora bien, estos dos microorganismos no interactúan en la naturaleza. De hecho, nunca se conocieron. Ellos han estado aquí, diseñado por primera vez, tener una relación dentro de una pieza de ropa. Piense en ello como la evolución no por la selección natural, pero la evolución por diseño. Para contener estas relaciones, hemos creado un canal único que se asemeja el tracto digestivo, que ayudará a fluir estas bacterias y alterar su función en el camino. A continuación, comenzó a crecer estos canales en el cuerpo humano, variando las propiedades del material de acuerdo con la funcionalidad deseada. Cuando queríamos más fotosíntesis, queremos diseñar canales más transparentes. Este sistema digestivo usable, cuando se estiró un extremo a otro, se extiende por 60 metros. Esta es la mitad de la longitud de un campo de fútbol, ​​y 10 veces más que nuestro intestino delgado. Y aquí está, por primera vez dio a conocer en TED - nuestros portátiles, canales de líquidos primera fotosintéticos brillando con vida dentro de una prenda de vestir.
11:45
(Aplausos)
11:46
Gracias.
11:50
Mary Shelley dijo: "Somos criaturas unfashioned, pero sólo la mitad hecha." ¿Qué pasa si el diseño podría proporcionar ese otro medio? ¿Y si pudiéramos crear estructuras que aumentan la materia viva? ¿Y si pudiéramos crear microbiomas personales que escanear nuestra piel, reparar el tejido dañado y mantener nuestros cuerpos? Piense en esto como una forma de la biología editado. Esta colección entera, Wanderers, que fue nombrado después de los planetas, no era para mí muy de moda en sí, sino que brindó la oportunidad de especular sobre el futuro de nuestra raza en nuestro planeta y más allá, para combinar conocimiento científico con un montón de misterio y alejarse de la edad de la máquina a una nueva era de la simbiosis entre nuestros cuerpos, los microorganismos que habitamos, nuestros productos e incluso nuestros edificios. Yo llamo a esto la ecología material.
12:48
Para ello, siempre hay que volver de nuevo a la naturaleza. Por ahora, usted sabe que un material impresora imprime en 3D en capas. Usted también sabe que la naturaleza no lo hace. Crece. Añade con la sofisticación. Este capullo del gusano de seda, por ejemplo, crea una arquitectura altamente sofisticada, un hogar dentro de la cual a metamorphisize. Sin aditivo de fabricación de hoy es aún cerca de este nivel de sofisticación. Lo hace mediante la combinación de dos materiales no, sino dos proteínas en diferentes concentraciones. Uno actúa como la estructura, el otro es el pegamento, o la matriz, la celebración de las fibras entre sí. Y esto sucede a través de escalas. El gusano de seda primero se une con el medio ambiente - que crea una estructura de tracción - y entonces comienza a girar un capullo a la compresión. La tensión y compresión, las dos fuerzas de la vida, manifestada en un solo material.
13:52
Con el fin de comprender mejor cómo funciona este proceso complejo, nos pegamos un imán de tierras diminuta a la cabeza de un gusano de seda, a la hilera. Nos colocamos dentro de una caja con sensores magnéticos, y que nos permitió crear esta nube de puntos en 3 dimensiones y visualizar la compleja arquitectura del capullo del gusano de seda. Sin embargo, cuando hicimos el gusano de seda en un parche plano, no dentro de una caja, nos dimos cuenta de que sería girar un capullo plana y seguiría metamorphisize sanamente. Así que empezamos a diseñar diferentes entornos, diferentes andamios, y descubrimos que la forma, la composición, la estructura del capullo, fue informado directamente por el medio ambiente.
14:35
Gusanos de seda son a menudo hierven a la muerte dentro de sus capullos, su seda desenredó y se utiliza en la industria textil. Nos dimos cuenta de que el diseño de estas plantillas nos permitió dar forma a la seda cruda sin hervir un solo capullo.
14:53
(Aplausos)
14:57
Lo harían sanamente metamorphisize, y nosotros seríamos capaces de crear estas cosas.
15:02
Así escalamos este proceso hasta la escala arquitectónica. Tuvimos un robot girar la plantilla de seda, y nos colocamos en nuestro sitio. Sabíamos que los gusanos de seda emigrado hacia zonas más oscuras y frías, así que utilizamos un diagrama de ruta de sol para revelar la distribución de la luz y el calor en nuestra estructura. Entonces creamos agujeros o aberturas, que cerraba en los rayos de luz y calor, la distribución de los gusanos de seda en la estructura.
15:33
Estábamos listos para recibir las orugas. Pedimos 6.500 gusanos de seda de una granja de seda en línea. Y después de cuatro semanas de alimentación, que estaban dispuestos a dar vueltas con nosotros. Las colocamos cuidadosamente en el borde inferior del andamio, y a medida que giran pupan, se aparean, ponen huevos, y la vida comienza de nuevo - al igual que nosotros, pero mucho, mucho más corto.
15:59
Bucky Fuller dijo que la tensión es la gran integridad, y tenía razón. Como hilan seda biológica sobre la seda hilada robóticamente, dan todo este pabellón de su integridad. Y más de dos o tres semanas, 6.500 gusanos de seda tejen 6.500 kilómetros. En una curiosa simetría, ésta es también la longitud de la ruta de la seda. Las polillas, después de la eclosión, producen 1,5 millones de huevos. Esto podría ser utilizado para 250 pabellones adicionales para el futuro.
16:32
Así que aquí están, las dos visiones del mundo. Uno giros de seda de un brazo robótico, el otro llena los vacíos.
16:43
Si la última frontera de diseño es para dar vida a los productos y los edificios que nos rodean, para formar una ecología de dos materiales, a continuación, los diseñadores deben unir estas dos visiones del mundo. Lo que nos lleva de vuelta, por supuesto, al principio. Aquí está a una nueva era de diseño, una nueva era de la creación, que nos lleva de un diseño inspirado en la naturaleza a una naturaleza de diseño inspirado, y que exige de nosotros por primera vez que la madre naturaleza.
17:17
Gracias.
17:18
(Aplausos)
17:25
Muchas gracias. Gracias.
17:27

(Aplausos)
English
0:12Two twin domes, two radically opposed design cultures. One is made of thousands of steel parts, the other of a single silk thread. One is synthetic, the other organic. One is imposed on the environment, the other creates it. One is designed for nature, the other is designed by her.
0:37Michelangelo said that when he looked at raw marble, he saw a figure struggling to be free. The chisel was Michelangelo's only tool. But living things are not chiseled. They grow. And in our smallest units of life, our cells, we carry all the information that's required for every other cell to function and to replicate.
1:05Tools also have consequences. At least since the Industrial Revolution, the world of design has been dominated by the rigors of manufacturing and mass production. Assembly lines have dictated a world made of parts, framing the imagination of designers and architects who have been trained to think about their objects as assemblies of discrete parts with distinct functions.
1:29But you don't find homogenous material assemblies in nature. Take human skin, for example. Our facial skins are thin with large pores. Our back skins are thicker, with small pores. One acts mainly as filter, the other mainly as barrier, and yet it's the same skin: no parts, no assemblies. It's a system that gradually varies its functionality by varying elasticity. So here this is a split screen to represent my split world view, the split personality of every designer and architect operating today between the chisel and the gene, between machine and organism, between assembly and growth, between Henry Ford and Charles Darwin. These two worldviews, my left brain and right brain, analysis and synthesis, will play out on the two screens behind me. My work, at its simplest level, is about uniting these two worldviews, moving away from assembly and closer into growth.
2:40You're probably asking yourselves: Why now? Why was this not possible 10 or even five years ago? We live in a very special time in history,a rare time, a time when the confluence of four fields is giving designers access to tools we've never had access to before. These fields are computational design, allowing us to design complex forms with simple code; additive manufacturing, letting us produce parts by adding material rather than carving it out; materials engineering, which lets us design the behavior of materials in high resolution; and synthetic biology, enabling us to design new biological functionality by editing DNA. And at the intersection of these four fields, my team and I create.Please meet the minds and hands of my students.
3:38We design objects and products and structures and tools across scales, from the large-scale, like this robotic arm with an 80-foot diameter reach with a vehicular base that will one day soon print entire buildings, to nanoscale graphics made entirely of genetically engineered microorganisms that glow in the dark. Here we've reimagined the mashrabiya, an archetype of ancient Arabic architecture, and created a screen where every aperture is uniquely sized to shape the form of light and heat moving through it.
4:13In our next project, we explore the possibility of creating a cape and skirt -- this was for a Paris fashion show with Iris van Herpen -- like a second skin that are made of a single part, stiff at the contours, flexible around the waist. Together with my long-term 3D printing collaborator Stratasys, we 3D-printed this cape and skirt with no seams between the cells, and I'll show more objects like it. This helmet combines stiff and soft materials in 20-micron resolution. This is the resolution of a human hair. It's also the resolution of a CT scanner. That designers have access to such high-resolution analytic and synthetic tools, enables to design products that fit not only the shape of our bodies, but also the physiological makeup of our tissues. Next, we designed an acoustic chair, a chair that would be at once structural, comfortable and would also absorb sound. Professor Carter, my collaborator, and I turned to nature for inspiration, and by designing this irregular surface pattern, it becomes sound-absorbent. We printed its surface out of 44 different properties, varying in rigidity, opacity and color, corresponding to pressure points on the human body. Its surface, as in nature, varies its functionality not by adding another material or another assembly, but by continuously and delicately varying material property.
5:51But is nature ideal? Are there no parts in nature? I wasn't raised in a religious Jewish home, but when I was young, my grandmother used to tell me stories from the Hebrew Bible, and one of them stuck with me and came to define much of what I care about. As she recounts: "On the third day of Creation, God commands the Earth to grow a fruit-bearing fruit tree." For this first fruit tree, there was to be no differentiationbetween trunk, branches, leaves and fruit. The whole tree was a fruit. Instead, the land grew trees that have bark and stems and flowers. The land created a world made of parts. I often ask myself, "What would design be like if objects were made of a single part? Would we return to a better state of creation?"
6:53So we looked for that biblical material, that fruit-bearing fruit tree kind of material, and we found it. The second-most abundant biopolymer on the planet is called chitin, and some 100 million tons of it are produced every year by organisms such as shrimps, crabs, scorpions and butterflies. We thought if we could tune its properties, we could generate structures that are multifunctional out of a single part. So that's what we did. We called Legal Seafood --
7:26(Laughter)
7:27we ordered a bunch of shrimp shells, we grinded them and we produced chitosan paste. By varying chemical concentrations, we were able to achieve a wide array of properties -- from dark, stiff and opaque, to light, soft and transparent. In order to print the structures in large scale, we built a robotically controlled extrusion system with multiple nozzles. The robot would vary material properties on the fly and create these 12-foot-long structures made of a single material, 100 percent recyclable. When the parts are ready, they're left to dry and find a form naturally upon contact with air. So why are we still designing with plastics? The air bubbles that were a byproduct of the printing processwere used to contain photosynthetic microorganisms that first appeared on our planet 3.5 billion year ago, as we learned yesterday.Together with our collaborators at Harvard and MIT, we embedded bacteria that were genetically engineered to rapidly capture carbon from the atmosphere and convert it into sugar. For the first time, we were able to generate structures that would seamlessly transition from beam to mesh, and if scaled even larger, to windows. A fruit-bearing fruit tree. Working with an ancient material, one of the first lifeforms on the planet, plenty of water and a little bit of synthetic biology, we were able to transform a structure made of shrimp shells into an architecture that behaves like a tree. And here's the best part: for objects designed to biodegrade, put them in the sea, and they will nourish marine life;place them in soil, and they will help grow a tree.
9:23The setting for our next exploration using the same design principles was the solar system. We looked for the possibility of creating life-sustaining clothing for interplanetary voyages. To do that, we needed to contain bacteria and be able to control their flow. So like the periodic table, we came up with our own table of the elements: new lifeforms that were computationally grown, additively manufactured and biologically augmented. I like to think of synthetic biology as liquid alchemy, only instead of transmuting precious metals, you're synthesizing new biological functionality inside very small channels. It's called microfluidics. We 3D-printed our own channels in order to control the flowof these liquid bacterial cultures. In our first piece of clothing, we combined two microorganisms. The first is cyanobacteria. It lives in our oceans and in freshwater ponds. And the second, E. coli, the bacterium that inhabits the human gut. One converts light into sugar, the other consumes that sugar and produces biofuels useful for the built environment. Now, these two microorganisms never interact in nature. In fact, they never met each other. They've been here, engineered for the first time, to have a relationship inside a piece of clothing. Think of it as evolution not by natural selection, but evolution by design. In order to contain these relationships, we've created a single channel that resembles the digestive tract, that will help flow these bacteria and alter their function along the way. We then started growing these channels on the human body, varying material properties according to the desired functionality. Where we wanted more photosynthesis, we would design more transparent channels. This wearable digestive system, when it's stretched end to end, spans 60 meters. This is half the length of a football field, and 10 times as long as our small intestines. And here it is for the first time unveiled at TED -- our first photosynthetic wearable, liquid channels glowing with life inside a wearable clothing.
11:45(Applause)
11:46Thank you.
11:50Mary Shelley said, "We are unfashioned creatures, but only half made up." What if design could provide that other half? What if we could create structures that would augment living matter? What if we could create personal microbiomes that would scan our skins, repair damaged tissue and sustain our bodies? Think of this as a form of edited biology. This entire collection, Wanderers, that was named after planets, was not to me really about fashion per se, but it provided an opportunity to speculate about the future of our race on our planet and beyond, to combine scientific insight with lots of mystery and to move away from the age of the machine to a new age of symbiosis between our bodies, the microorganisms that we inhabit, our products and even our buildings. I call this material ecology.
12:48To do this, we always need to return back to nature. By now, you know that a 3D printer prints material in layers. You also know that nature doesn't. It grows. It adds with sophistication. This silkworm cocoon, for example, creates a highly sophisticated architecture, a home inside which to metamorphisize. No additive manufacturing today gets even close to this level of sophistication. It does so by combining not two materials, but two proteins in different concentrations. One acts as the structure, the other is the glue, or the matrix, holding those fibers together. And this happens across scales. The silkworm first attaches itself to the environment -- it creates a tensile structure -- and it then starts spinning a compressive cocoon. Tension and compression, the two forces of life, manifested in a single material.
13:52In order to better understand how this complex process works, we glued a tiny earth magnet to the head of a silkworm, to the spinneret. We placed it inside a box with magnetic sensors, and that allowed us to create this 3-dimensional point cloud and visualize the complex architecture of the silkworm cocoon. However, when we placed the silkworm on a flat patch, not inside a box, we realized it would spin a flat cocoon and it would still healthily metamorphisize. So we started designing different environments, different scaffolds, and we discovered that the shape, the composition, the structure of the cocoon, was directly informed by the environment.
14:35Silkworms are often boiled to death inside their cocoons, their silk unraveled and used in the textile industry. We realized that designing these templates allowed us to give shape to raw silk without boiling a single cocoon.
14:53(Applause)
14:57They would healthily metamorphisize, and we would be able to create these things.
15:02So we scaled this process up to architectural scale. We had a robot spin the template out of silk, and we placed it on our site. We knew silkworms migrated toward darker and colder areas, so we used a sun path diagram to reveal the distribution of light and heat on our structure. We then created holes, or apertures, that would lock in the rays of light and heat, distributing those silkworms on the structure.
15:33We were ready to receive the caterpillars. We ordered 6,500 silkworms from an online silk farm. And after four weeks of feeding, they were ready to spin with us. We placed them carefully at the bottom rim of the scaffold, and as they spin they pupate, they mate, they lay eggs,and life begins all over again -- just like us but much, much shorter.
15:59Bucky Fuller said that tension is the great integrity, and he was right. As they spin biological silk over robotically spun silk, they give this entire pavilion its integrity. And over two to three weeks, 6,500 silkworms spin 6,500 kilometers. In a curious symmetry, this is also the length of the Silk Road. The moths, after they hatch, produce 1.5 million eggs. This could be used for 250 additional pavilions for the future.
16:32So here they are, the two worldviews. One spins silk out of a robotic arm, the other fills in the gaps.
16:43If the final frontier of design is to breathe life into the products and the buildings around us, to form a two-material ecology, then designers must unite these two worldviews. Which brings us back, of course, to the beginning. Here's to a new age of design, a new age of creation,that takes us from a nature-inspired design to a design-inspired nature, and that demands of us for the first time that we mother nature.
17:17Thank you.
17:18(Applause)
17:25Thank you very much. Thank you.
17:27(Applause)